Nuestro Obispo

S.E, Mons. Fausto Feliciano Gaibor García

 

 

HOMILÍAS

MENSAJES

CARTAS PASTORALES

COMUNICADOS

 

 

MINISTERIO EPISCOPAL

Fecha de Nacimiento: 24 de enero de 1952 en Guaranda, provincia de Bolívar

Estudios primarios: Esc. Dolorosa de San Simón.

Estudios secundarios: S. Francisco Javier; S. Patricio; Verbo Divino; S. José.

Ordenación Sacerdotal: 24 de enero 1981

Estudios superiores: Universidad Javeriana de Colombia, Universidad Gregoriana, licencia en Teología Dogmática.

Vicario Parroquial en Sta. Rita de Chillanes 1981

Cuasi Párroco en la Parroquia San José del Tambo. 1982-1984

Párroco en San Vicente Ferrer. 1986-2003

Párroco en la Catedral de Guaranda. 2003-2006

Capellán del hospital de San José. 1987

Capellán del Hospital Alfredo Noboa Montenegro. 2006

Canciller de la Diócesis de Guaranda. 1986-2006

Director de Radio Surcos AM y FM. 1987-2003

Director del instituto internacional de U. Comillas 1992-2006

Coordinador de Pastoral Juvenil.

Miembro del Consejo de Presbiterio, Consultores y de Bienes de la Diócesis.

Obispo Auxiliar de Riobamba. 2006-2011

Miembro de la comisión Episcopal de Pastoral Social Cáritas.

Obispo electo de Tulcán, 03 de mayo 2011.

Toma de posesión el 10 junio 2011.

Miembro de la Comisión Episcopal de Ministerios y Vocaciones. 2015

Miembro de la Comisión Episcopal de Bienes. 2015.

 

Descripción del Escudo y  lema Episcopal 

El escudo episcopal señala las características del origen, los ideales, la espiritualidad y la misión pastoral del titular. El marco, que engloba los diferentes elementos del escudo, es tomado del escudo de la Provincia Bolívar, lugar de origen de Monseñor Fausto Gaibor García. El escudo posee tres cuadros en la parte central:

En el cuadro superior se muestra la pintura del nevado Chimborazo, cercano a la Provincia de Bolívar. Esta cumbre es uno de los nevados más altos de los Andes Ecuatorianos y lugar propicio para divisar un conjunto de montañas, picos y nevados, que se caracterizan por su majestuosidad y presencia de nieve perpetua en la cima, apreciándose en todo su esplendor, especialmente en invierno. Además, es un lugar hermoso y admirar la obra creadora invitándonos a glorificar a Dios. Al pie del nevado, se distingue las siete colinas que rodean la ciudad de Guaranda.

Siguiendo hacia abajo en el cuadro izquierdo de fondo azul se destaca un espacio en homenaje a la Sagrada Biblia y a la Santísima Virgen María.

El libro abierto representa a la Sagrada Biblia, joya de la literatura universal y que, por su inspiración divina es única en su excelencia. En efecto, la humanidad, en el transcurso de los siglos ha escuchado a Dios, que le habla directamente en su situación particular.

La letra M, representa a la Santísima Virgen María, tan venerada por el pueblo católico Ecuatoriano, que irradia su luz de Madre Celestial sobre el Obispo y el Pueblo de Dios, y por otra parte, significa los deberes del Obispo en la Iglesia.

En el cuadro derecho, el color rojo representa el amor del Padre hacia nosotros, un amor tan supremo que le hizo enviar a su propio Hijo para inmolarse por nosotros, sus hijos adoptivos. Allí se encuentran las figuras de un pan y un cáliz que representan a la Sagrada Eucaristía, el legado más maravilloso que nos dejó el Señor a quien nos unimos todos los bautizados.

Verticalmente, al escudo cruza el báculo, signo del pastor que enseña, y rige al pueblo de Dios, sustentado en el signo de la Cruz.

Finalmente en la parte inferior parece el Lema “Tomado de entre los hombres y constituido a su favor” (Hb 5,1), que señala el programa espiritual y pastoral del Obispo en su ministerio episcopal.

MAGISTERIO DEL OBISPO Y ACCION ORIENTADA A LA TUTELA DE LA FE.

Mons. Fausto Gaibor, favorecido por la experiencia pastoral como sacerdote en la Diócesis de origen, conoce y comprende las dificultades de los sacerdotes de la Diócesis de Tulcán, por ello ha impulsado a través de planes pastorales en los que se organiza mejor la pastoral, la colaboración sacerdotal, favoreciendo la pastoral de conjunto. Ha fortalecido con su presencia las reuniones de Zona en las distintas parroquias, y las reuniones diocesanas y eventos pastorales diocesanos.

Ha promovido el dialogo personal y acogedor con sus sacerdotes. Ha mostrado una especial predilección por sus seminaristas. Siempre muy preocupado por su formación integral humana y espiritual.

Ha acompañado como pastor a todas las comunidades religiosas animándolas y motivándolas en su carisma al servicio del reino de Dios.