Las Apariciones. Mons. Fausto Gaibor (Obispo de Tulcán)

LAS APARICIONES

 

Vivimos en una época de confusión en muchos de los campos en los que se desarrolla nuestra vida ordinaria y cotidiana. Esta confusión se extiende también a la fe, tiempos tenebrosos, que reina una gran confusión en los espíritus. Y muchos fieles, ante tal situación no saben a quién recurrir, y creen en cualquier manifestación preternatural parece venir del Cielo

Hoy en día han surgido muchas apariciones por todo el mundo. La inmensa mayoría falsas apariciones, ya sean ‘marianas’ o de ‘Jesucristo’, cuando se analiza sus mensajes, queda en evidencia que son un engaño del demonio, que consigue más el apartar a las almas de Dios y de la Virgen que llevarlas a Ellos.

No olvidemos que los Santos dicen que el Demonio es “la mona de Dios”, pues repite, imita lo que Dios hace para ridiculizarlo y desprestigiarlo

Jesucristo mismo profetizó que antes de su segunda venida habrá muchas falsas apariciones marianas y otras diciendo que aquí o acá estarán los mensajes verdaderos de Jesús, el Mesías o de su madre, la Santísima Virgen María.

Entonces, si alguno os dijere: “Aquí está el Mesías,’ no le creáis,” porque se levantarán falsos mesías y falsos profetas, y obrarán grandes señales y prodigios para inducir a error, si posible fuera, aun a los mismos elegidos. “Mirad que os lo digo de antemano. Si os dicen, pues: ‘Aquí está, en el desierto,’ no salgáis; ‘Aquí está, en un escondite,’ no lo creáis” (Mateo 24, 23-26).

El Indicio de falsa aparición es la soberbia de sus instrumentos o videntes, que atacan a la Iglesia, censuran al Papa, a los obispos o a los sacerdotes con el pretexto de que ellos son santos y no los otros. Por otro lado, podemos examinar los frutos. Como dice el Evangelio: “Por sus frutos los conoceréis”.

Es muy importante ante las apariciones, un gran discernimiento, una gran prudencia y, ciertamente, una gran humildad para no ser víctima de intereses “partidarios cuando existe una verdadera aparición, para no crear confusión y hablar de apariciones cuando en realidad no han ocurrido.

La iglesia trata de clarificar las apariciones con su doctrina.   Ello en base a la Sagrada Escritura, al Magisterio y a la Teología, únicos capaces de darnos criterios seguros para el análisis de las apariciones presentes o por venir.

La Virgen Santísima está en el cielo en cuerpo y alma. Esta verdad es un dogma de fe (La Asunción). En las apariciones, Dios permite que el cuerpo glorificado de la Virgen se haga visible para alguna/s persona/s. Esto supera las posibilidades de entendimiento basado solo en la razón y la experiencia natural. Es un hecho que no se opone a la razón, sino que la transciende

La Iglesia reconoce la posibilidad de que Dios hable directamente a algunas almas y las instruya en el bien, ya particular, ya colectivamente. Las apariciones marianas no añaden nada a la doctrina cristiana. El propósito de la Virgen es ayudarnos a vivir nuestra fe según la enseña la Iglesia. Ella nos recuerda algún aspecto de la fe o vida cristiana un tanto olvidado o no explícitamente deducido. Ella pone ante nuestra conciencia la verdad que hemos olvidado o que vivimos superficialmente. Ella nos ayuda a profundizar para que saquemos el mayor provecho espiritual.

La Apariciones verdaderas son acompañadas por signos milagrosos, curaciones y por conversiones:

-Ocurren eventos milagrosos totalmente inexplicables a nivel humano;
Curaciones físicas de enfermedades mortales ya declarados así por los médicos;
Conversiones de personas ateas e incluso rebeldes contra Dios (el ejemplo de Ratisbone, el judío que se convirtió por la Medalla Milagrosa) —Eventos sobrenaturales visibles (por ejemplo el milagro del sol en Fátima).

Las apariciones que no muestran las características de arriba son más difíciles de analizar por las autoridades religiosas y científicas.

En general, las apariciones pueden caer bajo las siguientes categorías:

DUDOSAS………. Todas las apariciones empiezan en esta categoría por cuanto que no se puede asumir que esté ocurriendo algo sobrenatural de parte de Dios hasta que no se efectúe una evaluación completa.

FALSAS………. Después de las evaluaciones, muchas de las apariciones dudosas son determinadas como falsas de acuerdo con los criterios de discernimiento de la Iglesia.  No todas las apariciones falsas son fraude. Puede ser que la persona vidente era sincera pero errada por razones de engaño satánico, problemas mentales u otra razón.

FALSAS Y FRAUDULENTAS……. Desafortunadamente, algunas de las supuestas apariciones han sido fingidas. Esto puede ocurrir por muchas razones: busca de atención, fama, dinero, etc…

APROBADAS POR LA IGLESIA……… Son una pequeña minoría de las apariciones reportadas. Solo la Iglesia tiene la autoridad para declarar el estatus de una aparición. La Iglesia actúa con mucha prudencia, después de mucho tiempo de discernimiento.

Muchas apariciones auténticas no llegan a ser aprobadas. No es necesario si quiera buscar la aprobación a no ser que la Virgen imparta un mensaje público, es decir para sus hijos en general. La Virgen es madre de todos y puede aparecerse o comunicarse de manera extraordinaria con sus hijos a nivel personal, sin un mensaje público.

Después de una larga y extensiva evaluación por la comisión formada por el obispo de la diócesis, este emite una declaración de apoyo. Declara que las apariciones «no contienen nada contrario a la fe o la moral«, parecen ser inspiradas por lo sobrenatural y son dignas de devoción por los fieles

Pidamos la luz y gracia al Espíritu Santo para que nos ayude a entender y a comprender todos estos acontecimientos.  A nosotros   nos queda vivir el presente, aprovechar el momento actual que Dios nos ha dado, para santificarnos, santificar a los demás y trabajar por la Gloria de Dios.

+ Fausto F. Gaibor García

    OBISPO DE TULCAN

Deja un comentario