LA PASTORAL PENITENCIARIA

PASTORAL SOCIAL

LA PASTORAL PENITENCIARIA

la Pastoral Penitenciaria – parte de la Pastoral Social – es coordinada por cuatro personas, tres de ellas voluntarias, una de ellas es actualmente el P. Germán Enríquez  como capellán. Además nos fortalecemos en un grupo de unas 16 voluntarias, cada una aporta según sus posibilidades.

Las áreas de trabajo se reparten entre

  • Lo espiritual: Eucaristías, novenas, rosarios…
  • Lo formativo: Talleres de Autoestima, Canto y guitarra, Biblia, Derechos humanos… (semanal en cada pabellón)
  • La salud: apoyo con un botiquín por cada pasillo, para emergencias; ‘puente’ hacia el médico de planta
  • Lo jurídico: Apoyo en documentación, consejería, ‘puente’ hacia un abogado…
  • Lo laboral: Pequeños trabajos remunerados como rosarios, artesanías, tejidos, y venta de estos productos
  • Algunas ayudas físicas del Centro: apoyo económico para arreglo de duchas, baños, bancas de estudio… (cuando el Ministerio de Justicia demora demasiado para financiar)

Todo eso en bien de las personas privadas de libertad.

Además:

  • Formación mensual nuestra como voluntarios/voluntarias: reunión de evaluación, planeación, estudio e intercambio.

Como Pastoral Penitenciaria y Social fundamentamos nuestro compromiso en el Evangelio y en el ejemplo de Jesús: Los habitantes de las cárceles son uno de los grupos más marginados o excluidos de la sociedad; como los leprosos, los publicanos y las prostitutas de Palestina de aquel tiempo. Reconociéndolos como personas dignas y dándoles una mano para volver a ‘sanarse’, seguimos a Jesús, y Él mismo nos toma como instrumentos para construir así el Reino de Dios en medio de nuestra sociedad.