Día del catequista en el año Sinodal

DÍA DEL CATEQUISTA EN EL AÑO SINODAL

En el marco de este año sinodal de nuestra Diócesis, el sábado 10 de febrero, en el Santuario
nuestra Señora de la Paz, celebramos el DÍA DEL CATEQUISTA, acompañados de la presencia
de Nuestro Señor Jesucristo y de la Santísima Virgen María, Ntra. Señora de la Paz, Patrona de la
Diócesis, primera catequista y la intercesión de San Miguel Febres, Patrono de los catequistas.
Un saludo cordial y efusivo a todos los catequistas, Ustedes han sido llamados por Dios, realizan
con alegría esta hermosa tarea, “dar catecismo” a niños jóvenes y adultos, este ministerio es de
gran responsabilidad por tener en sus manos la educación cristiana de sus hermanos en la fe. El
catequista ha de enseñar con el testimonio de su vida el mensaje de Jesús.
La Iglesia necesita catequistas valientes y firmes en sus convicciones cristianas. Necesitamos
catequistas, comprometidos con lo humano y anunciadores de la salvación.
Estamos celebrando el primer Sínodo diocesano de nuestra Iglesia, es una especial bendición y
privilegio que el Espíritu Santo nos concede.
Deseamos “caminar juntos”, “”cambiar juntos”, fortalecer nuestra fe, implementar una pastoral
renovada para una adecuada evangelización.
Queremos una Iglesia fiel a Jesucristo y abierta a la acción del Espíritu, servidora del pueblo, sobretodo de
los pobres, una Iglesia evangelizadora desde la realidad, una Iglesia samaritana, a ejemplo de Jesús Buen
Pastor, es el gran reto del Sínodo,
Todos los catequistas y fieles cristianos están llamados e invitados a participar en los trabajos
sinodales, aportando lo mejor que nos haya dado el Señor – carisma, funciones, ministerios – para
la construcción de la Comunidad diocesana.
Les ruego que nos acompañen con sus fervientes oraciones, que todos recen, para que el Señor
haga fructífero este primer Sínodo Diocesano para ser una Iglesia en estado permanente de
misión.
Encomendamos a Dios los trabajos de la Asamblea Sinodal. Nos ponemos bajo la protección de la
bienaventurada Virgen María, Nuestra Señora de la Paz, Estrella de la Nueva Evangelización. Con
ella invocamos una especial efusión del Espíritu Santo, que ilumine desde lo alto la Asamblea
Sinodal y la haga fructífera para el caminar de la Iglesia de Tulcán
Quiero también agradecerles a Ustedes queridos catequistas por todo lo que siguen haciendo
para que el Señor sea conocido, amado y adorado en las distintas comunidades que conforman
nuestra Iglesia particular.

Confío a la Virgen María, Ntra. Señora de la Paz, Patrona de la Diócesis, la primera catequista, la
misión que cada uno de ustedes realiza al servicio de la comunidad y contando con la intercesión
de San Miguel Febres Cordero, Patrono de los catequistas les ayuden y estimulen a vivir con
entusiasmo y esperanza este servicio de fe y amor. Los saludo con afecto y les doy mi bendición.

+ Fausto F. Gaibor García
OBISPO DE TULCÁN

Deja un comentario